La información al Instante  
CLIMA EN LA PLATA
INICIO MUNICIPALES PROVINCIALES NACIONALES INTERNACIONALES
DEPORTES SOCIEDAD TECNO ESPECTÁCULOS TENDENCIAS CONTACTO
24/06/2015
Tendencias
Planificando una "vida más feliz"
"Los dos días más importantes de tu vida son el día que naciste y el día que descubriste para qué naciste". R. Wenk.
Para qué vivo? Para ser feliz acá en la tierra, y luego felicísimo en el cielo. ¿Y por qué me interesa escribir sobre la felicidad? Porque es algo que determinará la calidad de cada instante de mi vida.

En una encuesta a nivel mundial realizada por Diener & Scollion en la que preguntaron qué es lo que más quieren las personas en la vida, salió en primer lugar la felicidad, luego el amor, luego la salud y luego el bienestar. Lo curioso es que ninguna de estas variables son medidas por los países. Hasta ahora casi nadie piensa en el progreso de un país en estos términos.

Paradójicamente acá vivimos obsesionados con el crecimiento del PBI, que mide todo menos aquello que hace que la vida valga la pena. No se trata de cuánto producimos, sino de cuán felices vivimos. Japón tiene uno de los índices más altos de PBI per cápita y a la vez de tasa de depresiones y de suicidios. Allí como en muchos países, nunca fue tan fácil vivir cómodamente, y sin embargo nunca fue tan difícil ser feliz.

Aristóteles decía: “Toda acción humana busca siempre algún bien: el médico busca el bien de la salud, el soldado busca la victoria, etc. Todo hombre elige un objetivo –honor, gloria, cultura, riqueza – y apunta hacia él con toda la conducta. Pues no ordenar la vida a un fin es señal de necedad… Previamente es necesario determinar en qué consiste vivir bien, y bajo qué condiciones se alcanza esa meta. Se reconoce sin duda que la felicidad es el mayor y el mejor de los bienes humanos.

Casi todo el mundo llama felicidad al máximo bien que se puede conseguir, pero nadie sabe exactamente en qué consiste ese máximo bien. Unos creen que es el placer, la riqueza o los honores. A menudo la misma persona cambia de opinión, y cuando está enferma, piensa que la felicidad es la salud o si es pobre, la riqueza. También se confunde con el placer. Muchas de las cosas por las que merece la pena luchar, no son placenteras. Por tanto, ni el placer se identifica con el bien, ni todo placer se debe apetecer”.

Cuando a uno le preguntan qué es ser feliz, se equivoca al conjugar el verbo, porque menciona siempre, por ejemplo, tener salud, tener dinero, tener comodidades, y la verdadera felicidad está más en dar que en tener, la verdadera felicidad la da la tranquilidad de conciencia. De ahí la importancia en formarla como se debe. Mahatma Gandhi decía que la alegría está en la lucha, en el esfuerzo, en el sufrimiento que supone la lucha, y no en la victoria. Ojo, no hablo de estar felices, pues ése es otro tema. Eso es bienestar. Hablo de ser felices. Para ‘estar’ felices (algo momentáneo) sólo hace falta ir por la vida acumulando placeres y evitando sufrimientos a cualquier costo. Estar en exceso aburre, ser en exceso dignifica.

El papa Francisco nos ha dejado recientemente unas recetas para ser felices:

1. “Haz felices a otros. Si miras a la masa, no actúas nunca, si miras a una persona, sí. Crear felicidad nos hace mejores y más felices. Tu vida es lo que has dado.

2. Comparte los domingos con la familia.

3. Olvídate rápido de lo negativo. La necesidad de hablar mal del otro indica una baja autoestima, es decir: yo me siento tan abajo que en vez de subir, bajo al otro.

4. Da y recibe amor, la gente necesita establecer conexiones significativas con otras personas para sentir verdadera alegría”.

Y es que finalmente lo que define las emociones positivas, aquellas que brindan felicidad, es que no puedes experimentarlas si no tienes vínculos. Robocop no siente amor, alegría ni compasión. Las personas solitarias suelen ser infelices. Es curioso cómo hoy tenemos cada vez más amigos en el Facebook, y nos sentimos más aislados.

La felicidad es una consecuencia de un modo de ser, de estar, de vivir, de pensar y de actuar hoy. La felicidad está en el camino y no en la meta.

 Cuando acabe el colegio, cuando termine la universidad, cuando me case, cuando tenga hijos, cuando se vayan, cuando sea gerentazo, cuando gane miles de dólares, cuando adelgace y llegue a mi peso ideal, y podría seguir… siempre hay un mañana donde se guardan nuestros mejores sueños e ilusiones. 
A lo peor cuando llega, desilusiona, porque nos damos cuenta de que por mirar el futuro, dejamos de saborear el presente, y que nuestro futuro, nuestra felicidad dependerán de lo que hagamos hoy. 


COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Cdigo de Validacin
(*) Datos obligatorios

Buscar
 
Lo Último
Alberto Fernández volvió a hablar sobre la economía Argentina
+Ampliar
El Papa Francisco reaccionó bruscamente contra una mujer
+Ampliar
..............................................................

Lo Más Leído
 
1- Bolivia: Cerraron un aeropuerto por una protesta en Chuquisaca
2- La primavera recién "arrancará" el sábado
3- Miguel Díaz:Todos los días cuatro docentes entran bajo la línea de pobreza
 
News Información













 



Tarsis - Diseño Web